Bienvenida   >  Energía mental (falta de)  >  11 segundos: ese es...
03-09-2018

11 segundos: ese es el tiempo que le deja su médico para explicar el motivo de su visita

consultation

Bueno, ¿qué le trae aquí? ”, pregunta el médico. Es un momento decisivo de la consulta. El momento en el que el paciente debe contar su historia . Sus síntomas, sus inquietudes, sus dolores, sus sensaciones, sus impresiones, el efecto de estas sensaciones en su vida diaria, su trabajo, sus relaciones familiares y sociales…

Desgraciadamente, este relato no durará como media más de 11 segundos antes de que el médico le interrumpa y tome el control de la consulta. En cualquier caso, ésta es la constatación de un equipo de médicos que ha analizado los primeros minutos de las consultas entre pacientes y sus médicos. En el 54 % de los casos, los médicos no dan ni siquiera a su paciente la oportunidad de explicarse libremente, prefiriendo hacerle preguntas más o menos cerradas (es decir para las que la elección de respuestas está limitada, como “¿Tiene usted dolores?” o “¿Duerme usted bien?”).

¿Vamos hacia una deshumanización de la medicina convencional?

Hace 20 años, varios estudios avanzaban otra cifra, que seguía siendo muy baja pero sensiblemente más elevada, de alrededor de 21 segundos, señal de que la medicina moderna prosigue su camino de deshumanización. Incluso aunque evidentemente haya excepciones, la palabra del paciente parece valorarse cada vez menos. Al contrario de la prescripción de medicamentos y sobre todo de pruebas complementarias, que nunca han sido tan elevadas. Actualmente, son estas pruebas las que proponen un relato en vez de los pacientes. Pero ese es un relato que no se interesa más que en trastornos biológicos o morfológicos objetivos, es decir medibles, y que evita problemas más subjetivos como el estrés, las inquietudes, los dolores de barriga crónicos, los problemas de sueño, los trastornos del estado de ánimo, los comportamientos compulsivos… En realidad, todo lo que se deriva de los achaques, esos pequeños síntomas que hacen “perder el tiempo” a los médicos y que son difíciles de descifrar. Ésa es la razón por la que cada vez más de ellos pasarían gustosamente de todos estos problemas menores que podrían esperar sin problema al día siguiente, a la semana siguiente, o incluso indefinidamente. Estos médicos se equivocan: la salud personal, las relaciones humanas y los factores medioambientales (alimentación, estrés, aspiraciones personales…) son ámbitos interconectados permanentemente .

Si une persona está cansada, digamos que más de lo habitual, ¿es porque está enferma, porque tiene un problema familiar o porque está sobrecargada de trabajo? ¿O puede ser debido a las tres cosas a la vez? Si a una persona le duele la barriga ¿es porque está mala o es la ansiedad que, al bajar el umbral de tolerancia al dolor, hace sentir los dolores que el cerebro no percibe habitualmente? ¿Cómo lograr comprender estos problemas menores y proponer ideas terapéuticas adaptadas si no se deja a la gente que se exprese más que 11 segundos ? El papel del médico consiste normalmente en escuchar al paciente, sin juzgar nunca, escuchar cómo se desahoga, no para identificar el medicamento que podría ser más pertinente, sino para ayudar al paciente a lograr un equilibrio, a identificar lo que podría ser debido a fenómenos fisiológicos normales o patológicos, a proponer procedimientos terapéuticos sencillos y accesibles. En una palabra, a poner sus competencias médicas (y humanas) al servicio de quejas y de relatos únicos.

Una redistribución de la palabra en las medicinas complementarias

La situación que se conoce actualmente en las consultas de los médicos es totalmente diferente. Las salas de espera abarrotadas y la rapidez con la que se despachan las consultas originan una gran frustración. La frustración de no haber podido decir todo, de no ser considerado(a) más que en su dimensión física, de no ser comprendido(a) e incluso a veces de ser juzgado(a). “Cuando yo indiqué al cardiólogo los tratamientos naturales que yo utilizaba, él se puso a reír y a molestarme haciéndome comprender que yo era ingenua por creer en esta manera de curarme “revela Françoise, una adepta a la fitoterapia. En el fondo, se puede excusar a los médicos: el sistema que los ha educado está viciado por la prescripción excesiva de tratamientos medicamentosos respecto a los que uno se pregunta si no benefician en primer lugar a los que los recetan y a las empresas que los fabrican. En este sistema, en sí mismo enfermo, que les obliga a trabajar hasta 60 horas a la semana sin darles los medios para volver a poner a la persona en el centro de sus preocupaciones. Las cosas podrían incluso agravarse en los años que vienen con la escasez de medicinas que se anuncia y la voluntad de varios sindicatos en el mundo de aumentar el precio de la consulta en función del número de “problemas” del paciente.

Esta necesidad de hablar y de ser comprendidas, las personas la encuentran satisfecha en otros facultativos que saben reconocer el papel de la alimentación, de control del estrés y del estilo de vida en la salud mental y física de la gente. Éstos son los psicólogos, los acupuntores, los nutricionistas, los naturópatas, los hipnoterapeutas, los portadores de medicinas que se denominan “alternativas” y que en su mayoría son conocidas desde hace miles de años. Su popularidad galopante y los niveles notables de satisfacción que éstas proporcionan no son por casualidad: mientras que la medicina moderna parece haber olvidado todo el bien que puede hacer el hablar y ser escuchado, los médicos tradicionales no lo han perdido nunca de vista. Y a las pruebas empíricas de su eficacia se añaden progresivamente pruebas científicas...


Estudio principal del artículo

Naykky Singh Ospina, Kari A. Phillips, Rene Rodriguez-Gutierrez, Ana Castaneda-Guarderas, Michael R. Gionfriddo, Megan E. Branda, Victor M. Montori. Eliciting the Patient’s Agenda- Secondary Analysis of Recorded Clinical Encounters. Journal of General Internal Medicine, 2018; DOI: 10.1007/s11606-018-4540-5

Síganos
Seleccione su idioma
esfren

Gratis

Gracias por su visita, antes de partir

Suscríbase al
Club SuperSmart
Y benefíciese
de ventajas exclusivas :
  • Reciba Gratis nuestra publicatión semanal científica "Nutranews"
  • Promociones exclusivas para los miembros de club
> Continuar